sábado, septiembre 30, 2006

Sin título

Ay de la soledad del sueño,
por no querer querido
y por conocerte,
oh mi desconocida roca,
dañino.

Soy ya tu morada virtual,
y beato en tu esotérico altar.
Tú en cambio, desconfías
y perdiéndote en él
transformas el agua en lodo,
agrietando el sauce que quiso de ti beber.

Te he vuelto a ver en el mercado
tu cara dibuja una circunferencia
como la mejor de las pintadas lunas
y en ella, se desarrollan pequeños agujeros negros
que abarcan la eternidad de tu nombre
mientras sobre mi calzado de paja
en un indómito baile, tu pelo se distrae .

A la vuelta,
el frió del amor amado me consume
y entre harapos, sin alforja,
maldigo la eterna y sórdida rotación terráquea,
que por renacer, no para,
arrastrando consigo
obsoletos nacimientos.


6 Comments:

At 8:48 p. m., Blogger indianala said...

josu... lei cuatro veces tu poema y cada vez descubro mas y mas... tiene un matiz infinito... Besosss

 
At 10:54 p. m., Anonymous Anónimo said...

Te enviamos una invitacion a participar con tus opiniones en

http://poemarios.blogspot.com

saludos

GZ

 
At 4:01 p. m., Blogger Darkhorse1974 said...

Muy chulo Josu!!

 
At 7:48 a. m., Blogger SUAVE CARICIA said...

que complejo , pero hermoso
una suave caricia
y una estela de besos para ti

 
At 2:55 p. m., Anonymous pixelito said...

Me ha gustado mucha esta poesía, y com bien te apuntan, puede tener matices infinitos si la aplicamos a vivencias propias encontrando similitudes alegóricas. Mi enhorabuena

 
At 5:00 a. m., Anonymous Anónimo said...

bravo!!

 

Publicar un comentario

<< Home